domingo, 12 de abril de 2015

Sabias que beber agua en ayunas cada día aporta grandes beneficios a tu salud.

Uno de los mejores hábitos que podemos tener todos los días es beber un simple vaso de agua en ayunas. Para muchos puede no tener mucha importancia, pero lo cierto es que justo después de levantarnos el consumo de agua puede ser más beneficioso que a cualquier otra hora del día.

Cuando estamos descansando, nuestro cuerpo cumple funciones importantes como reparar las células dañadas y realizar una limpieza interna, de modo que separa las toxinas y las deja listas para ser eliminadas. Precisamente, esto es lo que hace importante el hecho de beber agua en ayunas, ya que un solo vaso de este líquido puede impulsar la eliminación de toxinas que durante toda la noche fueron separadas por nuestro cuerpo.

Muchas personas prefieren beber otros tipos de bebidas inmediatamente después de levantarse. Sin embargo, la bebida más recomendada sigue siendo el agua, ya que le aporta muchos beneficios al organismo. A continuación, te compartimos 10 importantes bondades de beber agua en ayunas.

Es bueno para la piel
El consumo de agua en ayunas es un impulso para la salud y belleza de nuestra piel. Nuestro cuerpo necesita estar bien hidratado desde que empieza a funcionar por las mañanas ya que, de este modo, fortalece las células de la piel, elimina las toxinas y ayuda a mantener la elasticidad que la mantiene joven y libre de arrugas.

Actúa como un diurético
Para eliminar las toxinas y desechos que filtran los riñones es importante estimular su funcionamiento bebiendo suficiente líquido. El agua en ayunas ayuda a eliminar los desechos acumulados en el riñón, ya que estimula la expulsión de toxinas a través de la orina.

Hidrata el sistema linfático
Beber agua en ayunas es clave para hidratar el sistema linfático y evitar la fatiga de la glándula suprarrenal, que es la encargada de producir cortisol, cuya función le permite al organismo dar una respuesta al estrés.

Mejora la digestión
Cuando bebemos agua en ayunas estamos estimulando nuestro sistema digestivo, ayudándolo a liberar toxinas, mejorando el movimiento intestinal y preparándolo para recibir los alimentos y
hacer la digestión.
Incrementa el metabolismo
El consumo de agua es clave para el buen funcionamiento del sistema renal, el cual se encarga de que el cuerpo utilice la grasa como energía y no como reserva. Cuando no tenemos suficiente agua en nuestro cuerpo, esta tarea la realiza sólo el hígado y se pueden presentar problemas hepáticos, enfermedades y disminución del ritmo del metabolismo.

Mejora el rendimiento físico
El consumo de agua es clave para la lubricación de las articulaciones, músculos y ligamentos. Es recomendado beber agua cada mañana para hidratar el cuerpo y aportarle energías para el día a día. Las personas que realizan algún tipo de deporte o ejercicios deben incrementar su consumo de agua para reponer los líquidos que se pierden durante los entrenamientos.

Previene infecciones urinarias
Beber agua en ayunas está relacionado con el menor riesgo de padecer infecciones urinarias como la cistitis. Cuando una persona está deshidratada y sus riñones no tienen suficiente líquido, hay un alto riesgo de sufrir diferentes tipos de infecciones urinarias.
Combate la retención de líquidos
La retención de líquidos es un problema que se produce comúnmente por el exceso de sodio en el organismo y otros factores asociados a la alimentación. Beber agua en ayunas facilita la eliminación de líquidos acumulados en el organismo, lo cual ayuda a desinflamar el cuerpo y a prevenir diferentes enfermedades.

Disminuye varias dolencias
El consumo de agua está asociado con la disminución de los síntomas y dolencias propios de problemas como la artritis, afecciones cardíacas como la taquicardia, asma, bronquitis, trastornos renales, estreñimiento, síndrome premenstrua, o migrañas, entre otros.

Regula la temperatura corporal
Beber agua en ayunas ayuda a regular la temperatura corporal, mejorando el transporte de los nutrientes y del oxígeno a las células.

¡Ten en cuenta!
Los beneficios del agua en ayunas son innegables, pero no basta con tomar solo esa cantidad. Es importante beber, por lo menos, dos litros de agua al día, en diferentes horas, para que estos beneficios sean continuos.

Tampoco se debe exceder el consumo de agua al día, ya que esto podría ser negativo para el funcionamiento de los riñones. Si bien, el agua es muy buena para el cuerpo, el exceso de agua podría causar sobrehidratación y estrés en los riñones.

Una buena opción para no exceder tu consumo de agua al día es tener en cuenta la siguiente fórmula: tu peso (en kilogramos) dividido entre 30 = litros de agua que debes tomar. Por ejemplo: Una persona de 60 kilos debe tomar dos litros de agua al día, aproximadamente.