lunes, 27 de abril de 2015

Depúrate y elimina kilos de más con la dieta de 3 días del vinagre de manzana.

Los excesos navideños nos pasan factura cada año. Nuestro organismo se sobrecarga de toxinas, nos sentimos hinchados y además solemos ganar algún kilo de más del que luego nos cuesta deshacernos.

En este artículo te explicamos una manera muy sencilla y saludable de depurar tu organismo en tres días. Sin pasar hambre, sin grandes sacrificios y beneficiándote de las múltiples propiedades para la salud que esconde el vinagre de manzana.

¿Por qué el vinagre de manzana?
El vinagre de manzana es un excelente alimento medicinal capaz de depurar nuestro organismo y a la vez revitalizarlo, gracias a sus abundantes valores nutricionales. Contiene vitaminas A y B, ácidos grasos esenciales, enzimas y múltiples minerales como el calcio, el fósforo, el potasio, el magnesio, el azufre, el zinc, el hierro o el silicio, entre muchos otros.

¿En qué beneficia a nuestra salud?

  • Su principal virtud es que nos ayuda a eliminar toxinas gracias a su contenido en azufre y además actúa directamente sobre el hígado, ayudándonos a metabolizar mejor las grasas.
  • Además, aumenta nuestro metabolismo y elimina los excesos de grasa de nuestro cuerpo, lo cual nos ayuda a adelgazar.
  • En tercer lugar, es un gran diurético, por lo que nos permite eliminar el exceso de líquidos de nuestro organismo que hacen que nos sintamos hinchados.
  • Para los casos en que también se sufre estreñimiento, que también a la larga es causa de sobrepeso, el vinagre de manzana lo combate mejorando nuestra flora intestinal.

Además de ayudarnos a bajar de peso de todas estas maneras, si lo tomamos regularmente también nos ayudará en las siguientes patologías:
  • Previene las infecciones urinarias y cuida nuestros riñones, ya que nos ayuda a mantener limpias las vías urinarias y la orina ácida.
  • Previene la sequedad ocular gracias a su contenido en vitamina A.
  • Mejora los procesos digestivos debido a que es rico en enzimas. Muy útil en caso de flatulencias, acidez, pesadez, etc.
  • Desinflama las encías, en cuyo caso recomendamos agitarlo un poco en la boca antes de tragarlo.
  • Elimina mucosidades.
  • Reduce los niveles de colesterol, triglicéridos y ácido úrico.
  • Alivia la tos y el dolor de garganta.
  • Previene los calambres musculares gracias a su contenido en minerales como el magnesio.
  • Mejora el estado de nuestra piel y cabello gracias a su contenido en vitaminas y minerales.
  • Reduce el riesgo de sufrir todo tipo de cálculos, hepáticos y renales, al tratarse de un producto depurativo y diurético.

¿Cómo hacemos esta cura?
La clave de esta cura consiste en tomar una cucharada sopera de vinagre de manzana media hora antes de cada comida, acompañada de uno o dos vasos de agua tibia. Si sufrimos acidez podemos añadirle una pizca de bicarbonato de sodio, ya que éste actuará como alcalinizante para equilibrar el pH de la mezcla.

Es fundamental que el vinagre de manzana sea ecológico y de la máxima calidad, y para ser realmente efectivo tendría que ser crudo, es decir, no pasteurizado, siguiendo el método de elaboración que se hacía antiguamente. De esta manera nos beneficiaremos de todas sus propiedades.

¿Y qué dieta seguimos?
Además de cumplir rigurosamente con las tomas de vinagre, seguiremos los siguientes consejos de alimentación.

Evitaremos los siguientes alimentos:
  • Carnes rojas y embutidos.
  • Lácteos: los sustituiremos por bebidas vegetales de avena, arroz, almendra, etc.
  • Harinas y todo tipo de bollería: podemos consumir un poco de pan integral.
  • Alimentos fritos.
  • Azúcares: los sustituiremos por estevia o un poco de miel de abeja.
  • Sal de mesa: podemos usar un poco de la marina, que es mucho más saludable.


    Publicaciones pinteres y twitter: http://www.consejosdesalud.info/2015/03/que-es-mejor-beber-jugo-de-naranja-o.html 
    ¿Y entonces qué comemos?
    • Los desayunos serán a base de avena con bebida vegetal o bienbatidos de frutas, acompañados de frutos y frutas secas.
    • Las comidas consistirán en un plato de verdura o ensalada, un poco de arroz integral y algo de proteína, que puede ser legumbre, carne magra o pescado.
    • Para cenar elegiremos también un plato de verdura, ensalada o gazpacho y de segundo plato comeremos un huevo y una pera o una manzana.
    Entre comidas podemos picar unos frutos secos o fruta fresca, también podemos tomar infusiones depurativas como el té verde, el boldo o el diente de león. Recuerda que son sólo tres días y que el resultado valdrá la pena.