domingo, 5 de abril de 2015

El secreto para combatir las arrugas.

Las cremas con ácido retinoico, un potente derivado de la vitamina A, comenzaron a recetarse hace unos 40 años como tratamiento tópico para pacientes con casos severos de acné. Los dermatólogos se dieron cuenta de que no sólo combatían el acné: las manchas ocasionadas por la edad y las arrugas también se desvanecían.

Los estudios han demostrado que esto se debe a que el ácido retinoico (también llamado tretinoína) infla las arrugas y hace que se libere colágeno, lo cual le da un volumen con apariencia joven a tu cara. Su acción también protege contra la colagenasa, una enzima que rompe el colágeno y cuya producción estimula la luz solar.

Después de unos meses de usar todos los días la crema de venta por receta (de preferencia por la noche, pues la vitamina A se degrada con la luz), las líneas de expresión son menos notorias y la piel se ve más tonificada. Es útil para todas las edades y tipos de piel, aunque la mayoría de las mujeres que la usan en Canadá están entre los cuarenta y los cincuenta. ¿Desventajas? Muchas veces hay irritación al iniciar su uso, descamación, resequedad excesiva y enrojecimiento. “Hay que tener paciencia,” dice el doctor Alastair Carruthers, dermatólogo de Vancouver. “Pueden pasar de a dos a seis meses para empezar a ver resultados”.

Además, es un compromiso para toda la vida; si dejas de usarla, las manchas de la edad reaparecen en cuestión de semanas y las arrugas vuelven a marcarse.

Muchas líneas de cosméticos para el cuidado de la piel ofrecen cremas antiedad con retinol, que forma parte del grupo de moléculas de la vitamina A. La función del retinol en las cremas antiedad es suavizar la piel y disminuir la apariencia de las arrugas. El retinol y el ácido retinoico están emparentados (ambos reciben el nombre de retinoides), pero el retinol es mucho menos irritante que el ácido de las recetas. Otros derivados de la vitamina A, los ésteres, son todavía más suaves. Puedes encontrar algunos tipos de ésteres en las listas de las etiquetas de productos de belleza; por ejemplo: acetato de retinol, palmitato de retinol, linoleato de retinol y propionato de retinol.

Debido a que el retinol se degrada con la exposición a la luz y el aire, debes buscar un empaque que bloquee ambos elementos. Al parecer, las cápsulas de una dosis para aplicar en la piel, como las Philosophy Booster Caps (50 dólares por 60), cumplen con las normas de conservación.

También cumplen los productos con empaques de aluminio, como Vichy Liftactiv Retinol HA (49 dólares, 30 ml), o las botellas de vidrio opaco con tapas cerradas a presión como RoC Retin-Ox Wrinkle Correxion Intensive Anti-Wrinkle Serum (50 dólares, 30 ml) y el tubo de tres capas con cubierta de nitrógeno que protege el retinol de Olay Professional Pro-X Deep Wrinkle Treatment (55 dólares, 30 ml).

Algunos dermatólogos han estado diciendo durante años que la cantidad de retinol en las fórmulas que se venden sin receta médica es tan pequeña que no logra un cambio notable en la piel. Pero un estudio independiente in vivo que se publicó en 2007 en los Archivos de dermatología, muestra algo distinto.


 Este estudio, que es el primero en ofrecer un banco de pruebas, mostró que si se aplica retinol en una concentración de 0.4% tres veces a la semana durante seis meses, se revierte el daño celular en pieles maduras de forma significativa. En 2009 se realizó un estudio patrocinado por Johnson & Johnson (dueños de la línea para el cuidado de la piel RoC), y demostró que una dosis baja de retinol al 0.1% estimulaba la proliferación celular tanto en pruebas ex vivo como in vivo.