viernes, 29 de mayo de 2015

6 remedios naturales para atenuar los feos queloides.

Los queloides son lesiones en la piel que se forman por crecimientos exagerados del tejido fibroso en el sitio de una lesión cutánea. La piel puede sufrir alteraciones y lesiones como consecuencia de incisiones quirúrgicas, heridas traumáticas, quemaduras, varicela, acné, radiación e incluso pequeñas raspaduras. Los queloides se van formando a medida que pasa el tiempo cuando, sobre las cicatrices, se produce una cantidad excesiva de colágeno.

Aunque los queloides no representan un peligro para la salud, la mayoría de personas lo consideran un problema estético que puede afectar la belleza. Por suerte, es posible disminuir la apariencia de los queloides con la aplicación de una serie de remedios caseros que, gracias a sus propiedades, recuperan la textura y la salud de la piel. Para que no tengas que tomar medidas extremas y costosas, a continuación te compartimos los mejores remedios naturales para atenuar los queloides.


Vinagre de sidra de manzana
El vinagre de sidra de manzana es un producto muy económico y bueno para la salud de la piel. Este ingrediente natural puede ayudarte a disminuir los queloides, siempre y cuando seas constante con su aplicación.

¿Qué debes hacer?
Aplica un poco de vinagre de manzana directamente sobre la zona afectada y realiza suaves masajes para que la piel lo absorba completamente.

Deja que se seque algunos minutos y repite el proceso para que sean más efectivos los resultados.
Realiza estas friegas dos o tres veces al día, durante cuatro o cinco semanas.

En caso de presentar alguna reacción alérgica al usar vinagre de manzana puro, se recomienda diluir en partes iguales con agua.

Bicarbonato de sodio
Ya conocemos muchas de las bondades del bicarbonato de sodio, tanto a nivel medicinal como en la belleza. Este ingrediente tiene una poderosa acción abrasiva y exfoliante que también puede ayudar a reducir la apariencia de los queloides.

¿Qué debes hacer?
En un recipiente, mezcla una parte de bicarbonato de sodio por tres de agua oxigenada y forma una especie de pasta.

Aplica la pasta directamente sobre la zona afectada para reducir la inflamación y acelerar la curación.
Repite este tratamiento de tres a cuatro veces al día.

Jugo de limón
Gracias a sus altos contenidos de vitamina C, el jugo de limón es un excelente aliado de la salud de la piel, capaz de atenuar cicatrices y queloides.Utilizándolo frecuentemente vas a notar, en muy poco tiempo, una mejora significativa en el color, textura, apariencia y flexibilidad de la cicatriz.

¿Qué debes hacer?
Antes de ir a dormir, aplícate un poco de jugo de limón directamente sobre la zona afectada.
Déjalo actuar durante media hora y enjuágalo con agua tibia.
Repite este tratamiento todas las noches.

Aloe vera
El aloe es un ingrediente natural que desde hace muchos años es utilizado en la belleza por sus bondades para la piel. Este ingrediente tiene propiedades hidratantes, antibióticas y regeneradoras que pueden ayudar a atenuar los queloides, al tiempo que protegen la piel de infecciones.

¿Qué debes hacer?
Con un poco de agua tibia, limpia bien la zona afectada por los queloides.
Extrae el gel de aloe vera y aplícalo directamente sobre las cicatrices, dos veces al día.
Sándalo y agua de rosas
El sándalo tiene propiedades regeneradoras que ayudan a reducir las cicatrices y a mantener la juventud de la piel. Por su parte, el agua de rosas tiene propiedades tonificadoras que ayudan a conservar su textura y firmeza.Al juntar estos dos ingredientes podrás obtener un excelente remedio natural para combatir los queloides.


¿Qué debes hacer?
Prepara una pasta espesa de polvo de sándalo y agua de rosas.
Limpia bien los queloides y aplícate la pasta antes de ir a dormir.
A la mañana siguiente, debes enjuagar la zona con agua tibia.
Repite este tratamiento todos los días, durante dos meses seguidos.
Ajo
Un ingrediente tan medicinal como el ajo también puede ser un gran aliado para la salud de la piel y la eliminación de queloides. El ajo previene la proliferación de fibroblastos excesivos, que son los que forman los antiestéticos queloides.

¿Qué debes hacer?
Tritura un ajo crudo y aplícalo directamente en la zona afectada, durante 10 minutos.
Pasado el tiempo recomendado, enjuaga con agua tibia y repite el tratamiento todos los días.