lunes, 25 de mayo de 2015

7 síntomas de un soplo cardíaco: ¡Conócelos!

Son muchas las personas que padecen soplos cardíacos. Aunque, si bien es cierto que la mayoría de las veces es algo inofensivo, merece la pena tenerlo en cuenta. Se deben básicamente a un flujo sanguíneo desigual que origina un sonido extraño al pasar por los vasos sanguíneos del corazón y sus válvulas: un soplo.

Los soplos cardíacos pueden clasificarse en distintas formas según su grado de incidencia, siendo la mayoría de ellos, como decimos, inofensivos. Ahora bien, en ocasiones pueden esconder alguna anomalía más seria en el corazón, de ahí la importancia de tenerlos en cuenta y conocer sus síntomas. Te invitamos a descubrir toda la información a continuación. ¡Toma nota!

1. ¿Cuál es el origen de un soplo cardíaco?

Una válvula del corazón que presenta algún tipo de problema: El soplo cardíaco puede estar originado, por ejemplo, por una válvula engrosada. Un problema congénito que, a largo plazo, puede requerir algún tipo de intervención. En ocasiones, enfermedades como la arteriosclerosis también puede ocasionar este problema, de ahí la importancia de cuidarnos y establecer unas revisiones periódicas con nuestro cardiólogo.

Anemia: ¿Sabías que la anemia también nos puede ocasionar un soplo cardíaco? Así es, y esto se debe a que, ante la falta de glóbulos rojos y por tanto ese nivel de oxígeno en sangre, nuestro corazón se ve obligado a bombear más deprisa, pudiendo derivar en un soplo cardíaco. ¡Cuida tus niveles de hierro!

Problemas entre dos cavidades cardíacas:
En especial por la comunicación entre las dos aurículas, o bien, entre los dos ventrículos del corazón. Su origen también suele ser congénito.

La arteriosclerosis: Es una enfermedad que debemos tener en cuenta, ya que afecta tanto a nuestras arterias como a las válvulas cardíacas. Las daña produciendo un estrechamiento, que origina un ritmo anormal en la circulación de la sangre y emite un siseo muy particular en las arterias (el soplo cardíaco).

Otros problemas relacionados: En ocasiones, la fiebre o un problema en nuestra tiroides también puede originar un soplo cardíaco. Debemos tenerlo en cuenta.


2. Síntomas de un soplo cardíaco
Es frecuente que asociemos los síntomas de un soplo cardíaco al cansancio. Es más, en el caso de las mujeres, los problemas cardíacos suelen cursar sin que les prestemos demasiada atención: Factores como el estrés, las preocupaciones o el clásico agotamiento diario hacen que no le demos importancia a cosas que etiquetamos como “normales” pero que, en realidad, no lo son. Es importante que sepas escucharte, atenderte y que no descuides ningún aspecto relacionado con tu salud. Toma nota:

  • Cuando haces un pequeño esfuerzo, notas cómo, de inmediato, se acelera tu corazón. Subir una escalera, dar una pequeña carrera para coger el metro o levantarte con prisa por las mañanas, te ocasiona de inmediato una fatiga característica y una elevación en tus pulsaciones. Es lo más distintivo.
  • Te cuesta respirar. Cuando, por ejemplo, llevas un rato andando, notas que debes detenerte porque te falta el aliento.
  • Sientes dolor en el pecho, como una placa ardiente adherida a esta zona de tu cuerpo cada vez que haces un esfuerzo.
  • En casos más graves, es frecuente que, después de subir una escalera, o de andar durante un buen rato, nuestros labios y la punta de los dedos adquieran una tonalidad azulada. Sería síntoma de una falta elevada de oxígeno en sangre que se conoce como cianosis y que, por tanto, hemos de poner en conocimiento de nuestro médico.
  • Presentar hinchazón y continuas retenciones de líquidos.
  • Ante cualquier pequeño ejercicio, las venas de nuestro cuello se hinchan llamativamente.
  • Debemos estar también muy atentas en el caso de los más pequeños. Si ves que tus niños no se desarrollan de acuerdo a su edad, y que suelen estar siempre muy cansados, ponlo en conocimiento de tu pediatra.


Publicaciones pinteres y twitter: http://www.consejosdesalud.info/2015/03/que-es-mejor-beber-jugo-de-naranja-o.html

3. ¿Se puede prevenir un soplo cardíaco?
Hemos de tener en cuenta que una parte de los soplos cardíacos se deben a problemas congénitos, así que lo más adecuado en estos casos, será siempre seguir las pautas y recomendaciones médicas. Mantener una buena calidad de vida y unos hábitos saludables siempre nos va a permitir prevenir muchos problemas cardíacos, así que nunca estará de más que sigas las siguientes pautas:
  • Cuida tus niveles de colesterol. De este modo, podremos evitar el endurecimiento de venas y arterias, y conseguiremos así una correcta circulación de la sangre.
  • Cuida tus niveles de hierro para evitar padecer anemia. Nunca descuides pues esos alimentos ricos en hierro y vitamina C que te ayudan a prevenirla.
  • Mantén una alimentación equilibrada y variada, ahí donde restrinjas el consumo de grasas, alimentos procesados o industriales, harinas refinadas y sal.
  • Existen infusiones muy adecuadas para cuidar de nuestra salud cardíaca, tales como la cola de caballo, la melisa, la valeriana, el espino blanco, la infusión de romero y ruda o incluso el té verde. ¡Te encantarán!
  • Un poco de ejercicio suave cada día. Si no tienes ningún problema cardíaco grave, nunca descuides el realizar algún ejercicio que mantenga en marcha tu corazón. Basta con un paseo de 20 minutos, o un poco de natación.
  • Por último y más importante, establece con tu cardiólogo revisiones periódicas con las cuales descartar cualquier problema. Tu salud lo merece.