martes, 5 de mayo de 2015

Como usar la sal para la distintas limpiezas del hogar.

Es uno de los elementos que nunca faltan en la cocina desde hace tiempos remotos. Si bien hace siglos era considerado un bien y una fortuna, hoy en día se puede conseguir sal a precios muy asequibles…

Son muchas las contra indicaciones del uso indiscriminado del cloruro de sodio para la alimentación, ya que trae como consecuencia hipertensión, problemas renales y retención de líquidos. Sin embargo, puede ser un gran aliado en la limpieza del hogar, así que si el médico te prohibió consumir sal, aprovecha a usarla para limpiar.

Usos de la sal en el hogar
Mantiene frescas las flores por más tiempo, añadiendo una pizca en el agua del florero.
Controla las malezas del jardín, al esparcir en las grietas de las baldosas o bordes donde suelen crecer.
  • Apaga los incendios con aceite, echando por encima de las llamas.
  • Retira el hielo de la calzada y la acera, espolvoreando por encima de la nieve o escarcha, evitando que el hielo se pegue al piso.
  • Repele las hormigas, si se espolvorea en la entrada de la casa, alrededor de las ventanas y bajo de las puertas.
  • Seca la ropa en invierno, echa un puñado de sal al agua en el último enjuague, para evitar que la ropa se congele en la cuerda al intemperie.
  • Protege los muebles de mimbre, evitando que se pongan amarillos, aplica con un cepillo húmedo y deja que se seque al sol.
  • Alarga la vida útil de las esponjas de baño o cocina. Después de que las uses, ponlas en remojo en agua con sal. 
  • Evita la aparición de escarcha en las ventanas de la casa y el coche, al frotar una esponja con agua y sal.
  • Desodoriza el calzado, rociando un poco en el interior, elimina la humedad y el mal olor.


Usos de la sal en la limpieza de la casa
  • Elimina toda la suciedad que se produce por quemaduras o derrames de las cacerolas, sartenes, ollas, horno y hornallas. Aplica abundante sal y quita con paños de papel.
  • Quita las manchas de vino de las telas, debes secar con movimientos hacia arriba, aplicando sobre la zona afectada una cantidad generosa. Deja unos minutos y luego enjuaga la prenda, si se trata de ropa. Si es una alfombra, raspa la sala y pasa por encima la aspiradora.
  • Desodoriza y limpia el refrigerador. Aplica sal y agua de soda en la puerta y el interior unos minutos antes de descongelar o limpiar.

  • Elimina las manchas de óxido en las telas, mezclando un poco de sal con el zumo de un limón, humedeciendo bien y luego secando al sol. Lavar después como de costumbre.
  • Borra los círculos blancos sobre los muebles de madera, después de apoyar un vaso o algo mojado. Aplica una capa de aceite y sal sobre la mancha, masajea, deja reposar una hora y retira. 
  • Saca la grasa de los utensilios de hierro de la cocina. Espolvorea encima de ellos un poco de sal y deja que repose. Quita el exceso y lava como de costumbre. La misma técnica se puede usar para eliminar las manchas oscuras de café y té en las tazas.
  • Reduce el mal olor en los frascos y las botellas, tanto de vidrio como de plástico (pero más en estas últimas, donde es más fácil concentrar olores). Añade una cucharada de sal en el interior del recipiente y deja unos minutos. Enjuágalo normalmente con detergente o producto de limpieza.
  • Quita las manchas de la bañera, el lavabo o el fregadero, haz una mezcla de aguarrás con sal. Aplica sobre las superficies y deja reposar 15 minutos, así saldrá ese color amarillo antiestético. Luego, pasa una esponja húmeda para retirar los excesos y que quede perfecto.
  • Limpia los pisos de toda la casa. Añade en un balde con agua tibia media taza de sal. Trapea como de costumbre. Si es de madera, tendrá más brillo y si es de cerámica, evitarás que se ensucie enseguida.
  • Saca brillo de las piezas de bronce, estaño, plata y cobre. Haz una mezcla en partes iguales de vinagre, harina y sal. Aplica en los objetos y deja reposar quince minutos. Quita con un cepillo suavemente y seca con un paño seco. Luego pule.
  • Previene que se junte grasa y mal olor en el fregadero. Prepara una pasta con vinagre y sal y echa por el drenaje. 
  • Evita que la plancha se pegue a la ropa, aplicando un poco de sal en el almidón, además esto hace que las sábanas y prendas de algodón se vean como nuevas.
  • Limpia las teclas amarillentas de los pianos. Coloca sal y zumo de limón en un paño suave y con él frota las teclas para ir removiendo las manchas por la humedad, el paso del tiempo o el uso. El mismo tratamiento se puede usar para las piezas de mármol o de marfil.
  • Aumenta la vida útil de las escobas, antes de usarlas la primera vez, sumérgelas en agua caliente con sal. 
  • Abrillanta los colores en las prendas al lavarlas, como por ejemplo las cortinas o los tapetes de fibras naturales.
  • Remueve las manchas de sudor en la ropa. Coloca cuatro cucharadas de sal en un litro de agua caliente. Frota con una esponja en la prenda hasta que la aureola desaparezca. 
  • Quita las manchas de sangre. Remoja en agua fría con sal la prenda, lava en agua jabonosa y hierva. Sólo para prendas de algodón, lino y fibras naturales.