sábado, 16 de mayo de 2015

7 cosas sorprendentes que provocan celulitis y engordan que desconocia.

La aparición de la celulitis no sólo tiene un componente genético. Determinados hábitos, actitudes y modos de vida favorecen su aparición. Y no sólo eso, pues muchos de ellos, además, engordan.

Con la ayuda de la Dra. Maribel Lopera, nutricionista, asesora de Smartsalus.com y experta de la Unidad de Medicina Integrada Antiaging y Beautyderm de la Clínica Corachan, desvelamos siete cosas, que quizá te sorprendan, que contribuyen a la aparición de celulitis o lipodistrofia.

1. Los alimentos triturados engordan más que las piezas enteras. Tal como ejemplifica la Dra. Lopera, un zumo de naranja es peor para reducir peso y volumen que dos naranjas que consumas con tenedor y cuchillo. Asimismo, la experta asegura que un puré de verduras es más calórico que un plato de verduras (pues con el puré se consume mayor cantidad y la fibra ha quedado triturada). El gazpacho no es mejor que una ensalada de tomate con ajo y aceite.

2. Comer con palillos adelgaza más que comer con cubiertos. La explicación reside, según explica la Dra. Lopera, en que comer rápido engorda más que dedicar un tiempo prudencial a la ingesta de alimentos. "Cuanto más lenta sea la masticación, más adelgazas", destaca. A la hora de citar un ejemplo, la experta señala el hecho de que se coma más rápido un bocadillo que el mismo contenido acompañado de rebanadas de pan.

3. Dormir poco y los desórdenes horarios favorecen la aparición de celulitis. "El motivo es que si se dormimos menos se reducen los niveles naturales de melatonina en la sangre, un precursor hormonal que se produce por la noche en la glándula pineal y que deja de segregarse al amanecer", argumenta la experta, quien asegura que estadísticamente los trabajadores de horarios nocturnos tienen mayores desarreglos hormonales, entre los que figuran la lipodistrofia y la celulitis.

4. Mantener una actitud negativa ante la vida eleva los niveles internos de cortisol en el organismo, así como otras catecolaminas, produciendo inflamación corporal, además de otros trastornos como la bajada de la libido, el apetito compulsivo, la celulitis y la insuficiencia circulatoria, como revela la Dra. Lopera, quien asegura además las personas que practican la meditación y el yoga tienen menos celulitis.

5. La falta de ejercicio es pésima para la celulitis. Tanto la actividad física como los masajes aumentan la secreción de endorfinas que a su vez contribuye a mentener buenos niveles de DHEA en la sangre, un precursor hormonal de estrógenos y testosterona que es anticelulítico, aumenta la libido y produce bienestar. Además, el ejercicio contribuye al crecimiento de células madre regeneradoras y antioxidantes, movilizan la grasa contenida en el tejido adiposo y reducen el tamaño del adipocito, que es la célula de la celulitis o la lipodistrofia.

  6. El clima condiciona la aparición de celulitis en zonas localizadas, sobre todo en aquellos lugares con cambios estacionales. "Los climas con mayor humedad atmosférica favorecen la retención de líquidos, la lipodistrofia y la insuficiencia circulatoria periférica; mientras que en laz zonas de clima seco o estable la población padece menos sobrepeso y celulitis", informa la Dra. Lopera, experta de la Unidad de Medicina Integrada-Antiaging y Beautyderm de la Clínica Corachan.

7. Las zonas urbanas y el exceso de tecnología favorece la celulitis. La población femenina de zonas urbanas en las que hay una mayor carga electrostática ambiental (ondas, radiaciones, wifi...) padecen celulitis con más frecuencia que las jóvenes de entornos rurales.