domingo, 14 de junio de 2015

3 formas medicinales para fortalecer y limpiar venas y arterias.

¿Sabes cuál es uno de los enemigos más peligrosos de tu salud? ¿Sabes qué dolencia se lleva la vida de millones de persona en todo el mundo cada año?La arteriosclerosis. La obstrucción progresiva de las arterias es un problema silencioso del que no nos damos cuenta hasta que es demasiado tarde.

Es importante que tomemos conciencia de que es vital mantener unas venas y unas arterias limpias y fuertes, libres de esa placa de grasa que endurecen sus paredes dificultando la circulación de la sangre. Así pues, además de una dieta sana y equilibrada, sería muy recomendable que incluyeras en tu día a día estas infusiones.


1. Infusión de tila y espino blanco
La naturaleza siempre es rica en remedios medicinales para cuidar de nuestra salud, y una de las infusiones más adecuadas para proteger tu salud cardíaca y para limpiar venas y arterias es, sin duda, el espino blanco. Puedes encontrarlo en herboristerías e incluso en farmacias.

Sus principios cardiotónicos nos permiten favorecer la circulación de la sangre, al ejercer un efecto vasodilatador. Además, es interesante que sepas que el espino blanco es muy útil para aliviar el dolor pulsátil producido por las migrañas.

¿Por qué combinamos entonces el espino blanco con la tila? Para favorecer la relajación, para controlar la ansiedad y regular nuestra tensión arterial.Toma nota de cómo debes prepararla. 

Ingredientes
  • 10 g de espino blanco
  • 10 g de tila
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 1 cucharada de miel de abejas (25 g)
Preparación
  • Es muy sencillo. Empezaremos calentando ese vaso de agua. Una vez haya llegado a ebullición añade el espino blanco y la tila. Permite que se haga una cocción a lo largo de 15 minutos para después, dejar que repose otros 5.
  • Cuela todo el contenido y elige tu taza favorita, añadiendo esa cucharada de miel para endulzar. Sería muy adecuado que te tomaras esta infusióntodos los días nada más levantarte. Es suficiente con un solo vaso al día. Dadas las propiedades vasodilatadoras del espino blanco, puedes tomarlo a lo largo de 15 días seguidos y descansar otros diez. Verás qué bien te funciona.

2. Infusión de romero y melisa (o toronjil)
Suele decirse que se podría escribir toda una enciclopedia sobre las propiedades del romero. Es una planta medicinal muy típica del mediterráneo y que, si no tienes la suerte de tener cerca de ti, la podrás encontrar fácilmente en tiendas naturales o herboristerías. Suele utilizarse como relajante muscular, como tónico e hipotensor.

Dadas sus propiedades como favorecedor de la circulación sanguínea y como reductor del estrés, es ideal que nos tomemos dos tazas al día, una por la mañana y otra por la tarde. Tampoco podemos olvidar que el romero es muy rico en ácidos orgánicos y taninos, ideales tanto para fortalecer como para limpiar venas y arterias.


En nuestra infusión le añadiremos también melisa (o toronjil), una planta medicinal ideal para reducir la ansiedad, relajar y regular nuestra tensión. ¿Quieres saber cómo prepararla?

Ingredientes
  • 15 g de romero limpio
  • 10 g de melisa o toronjil
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)
Preparación
  • Como siempre, empezaremos calentando el agua. Cuando esté hirviendo, solo tendrás que añadir el romero limpio y la melisa. En este caso dejaremos que la decocción se haga a lo largo de 30 minutos, para que el romero libere todos sus componentes en la infusión.
  • Pasado este tiempo, permite que repose 5 minutos para después, colar el contenido y endulzar con un poquito de miel. ¡Está deliciosa! Recuerda prepararte dos tazas al día.
3. Infusión de jengibre, miel y ajo
El limón y el ajo tienen potentes propiedades que nos van a ayudar a cuidar de nuestro corazón. Como ya sabes, el ajo es uno de los mejores antibióticos naturales que existen pero, además, es perfecto para favorecer la circulaciónsanguínea de las arterias, reduciendo a su vez el colesterol “malo” que se acumula en las paredes de estas.

Por su parte, el jengibre también dispone de increíbles beneficios para favorecer la circulación de la sangre y es muy adecuado, además, para limpiar venas y arterias. No obstante, cabe señalar que deberemos consumirlo en pocas cantidades y no excedernos, porque tiene un efecto vasodilatador bastante alto. Así pues, es mejor no sobrepasar los 3 gramos diarios.


¿Quieres saber cómo preparar esta infusión tan medicinal para tu corazón?

Ingredientes
  • 1 diente de ajo
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • Un poco de jengibre rallado (3 g)
  • 1 cucharada de jugo de limón (15 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)
Preparación
Lo primero que haremos será picar ese diente de ajo, para después poner a hervir el agua en tu tetera. Cuando llegue a ebullición, añade el jengibre y ese ajo picado, para dejar que se haga la cocción a lo largo de 20 minutos.

Pasado ese tiempo, apaga el fuego y deja que repose 5 minutos. ¿Siguiente paso? Muy fácil. Cuela todo el contenido y quédate con la infusión, para después añadir la cucharada de jugo de limón y la de miel para endulzar. El sabor es delicioso y, para cuidar de tu corazón, es suficiente con tomar un vaso al día. ¡Siempre en ayunas!