lunes, 8 de junio de 2015

¿Dolor de espalda?, te enseñamos cómo curarlo y evitarlo.

El dolor de espalda es algo que todos sufrimos y a todas las edades. El hecho de tener que aguantar pesos, levantarlos, sentarnos en malas posturas o bien dormir en colchones desgastados son algunas de las causas de este dolor de espalda que sufrimos.

Pero con simples consejos y un poco de ejercicio veremos que podemos mejorar mucho este problema.

¿Cuál es el origen del dolor de espalda?
El dolor de espalda es una indicación de que hemos hecho algo que no ha ido bien a nuestra espalda y, por ello, debemos pensar qué ha sido y corregirlo si podemos. Pese a que muchas veces el propio trabajo nos obliga a pasar horas de pie o sentados y no lo podemos cambiar, sí podemos hacer ciertos ejercicios a diario que no nos llevarán mucho tiempo y nos permitirán evitar este problema.

En los niños, cuando estos se quejan de dolor de espalda, debemos ver qué es lo que se lo produce. Algunas de las causas más comunes para el dolor de espalda en los niños es una cama en la que no duermen o bien por el peso de las mochilas que llevan a la escuela. Una mochila con ruedas y un nuevo colchón les permitirán liberarse de este dolor, pero también es bueno evitar el sedentarismo en ellos.

Es importante que los niños hagan algún deporte a diario, el cual también les irá bien para muchos otros aspectos de la salud, pero sobre todo, la natación es uno de los deportes que más les gusta y que mejor va para la espalda. También les funciona ir a correr un rato o divertirse haciendo actividades en el parque con otros niños. Es importante, por ello, que los padres tengamos unas horas a la semana para dedicarlas a la salud de los niños en este aspecto.

En los adultos, el dolor de la espalda se puede deber a otros muchos motivos, como pueden ser malas posturas en el trabajo, trabajar de pie todo el día o bien sentados, tener que coger pesos, etc.
¿Cómo acabar con el dolor de espalda?
Estas acciones repetitivas que debemos hacer a diario son el motivo de estos dolores. Para aliviarlos, podemos aplicarnos en la espalda una loción de árnica que se vende en las farmacias. Este gel, con su sensación de frío-calor, nos ayudará a descargar y destensar los músculos, lo que a menudo es la causa del dolor.


El deporte es algo que los adultos también debemos tener presente en nuestro día a día. Si no podemos ir al gimnasio a diario ni a la semana a hacer natación por cualquier motivo, sí tenemos que buscar unos días en los que podamos ir a dar un paseo para aliviar la tensión.


Descansar en un buen colchón es algo que también nos ayudará a evitar este dolor, así como dar masajes en las zonas afectadas. Una buena crema que nos ayudará a aliviar este dolor es el Voltarén en gel.

Por otro lado, también hay correctores de postura de la espalda que son como un tipo de corsé. Este corrector es un poco incómodo a los primeros días, pues nuestra espalda ha cogido las posturas que son más cómodas para ella y el corrector las cambiará. Sin embargo, pasados unos días usando este corrector, veremos como el dolor de espalda va a menos hasta llegar a desaparecer.

Hay muchas otras maneras de las cuales podremos aliviar el dolor de espalda, pero lo mejor es la prevención y, para ello, nada mejor que hacer algunos estiramientos cada día por la mañana, trabajar en las posiciones correctas y, sobre todo, no forzar los músculos de la espalda.