lunes, 13 de julio de 2015

5 razones por las que no deberías volver a tomar agua embotellada nunca más.

El agua es una bebida indispensable para nuestra vida pues, además de refrescarnos, también cumple un papel muy importante en nuestro organismo y cada una de sus funciones. Teniendo en cuenta la importancia del agua para nuestro cuerpo y lo necesaria que es para mantenernos hidratados, muchas compañías han convertido este líquido en un negocio que viene engañando a los consumidores desde hace muchas décadas.

Bajo lemas como “9 de cada 10 médicos lo recomiendan”, muchas empresas venden agua embotellada asegurando que es más saludable que la del grifo. Sin embargo, aunque aparentemente es muy saludable, lo cierto es que algunas industrias distribuyen agua de baja calidad a precios que son muy altos para los consumidores.

El agua embotellada no es una alternativa sostenible, aunque la industria quiera hacerlo ver así. Es cierto que actualmente muchas compañías adelantan proyectos para la reutilización o reciclaje de botellas plásticas pero, en la mayoría de los casos, las botellas terminan siempre en la basura y siguen generando contaminación. No estamos diciendo que el agua del grifo sea 100% segura para el uso, pues todo esto depende del tratamiento que reciba para hacerla apta para el consumo humano. Teniendo esto claro, te presentemos 5 razones por las que no deberías volver a consumir agua embotellada nunca más.
Las botellas de plástico no son sostenibles
Como ya lo habíamos mencionado anteriormente, la industria ha querido hacerle creer a los consumidores que las botellas de plástico son biodegradables y amigables con el medio ambiente. Sin embargo, estas botellas son fabricadas con materiales que pueden tardar cientos de años en descomponerse.

Actualmente hay varias campañas de reciclaje para reducir el impacto de las botellas plásticas en el medio ambiente, pero esto solo ha disminuido una mínima parte de la contaminación. De acuerdo con varios estudios, son más las botellas plásticas que van a parar a la basura que las que son recicladas. Además, las botellas “biodegradables” no se descomponen tan fácilmente como parece, pues estas solo utilizan menos plástico que las demás.


La mayoría de agua embotellada es igual que la del grifo, pero con un costo más elevado
En la botella de agua puede aparecer un manantial o una corriente de agua pacífica, pero esto no quiere decir que el agua sea 100% pura o de la mejor calidad. De hecho, solo un pequeño porcentaje de agua embotellada proviene de manantiales o fuentes de agua subterránea.

Cerca de un 25% del agua embotellada proviene nada más y nada menos que del grifo. Obviamente algunas compañías filtran o irradian el agua corriente con luz ultravioleta antes de venderla a costos que son 100 veces más elevados que lo que cuesta la misma cantidad de agua bebiéndola directamente del grifo. Además, varias investigaciones han encontrado que las muestras de agua embotellada pueden contener ftalatos, moho, microbios, benceno, trihalometanos e incluso arsénico. En este sentido, los expertos consideran más confiable beber agua del grifo aunque, obviamente, teniendo en cuenta qué proceso de purificación se utilice en el suministro de agua municipal.

Muchas aguas embotelladas contienen toxinas
El plástico utilizado en las botellas de agua no solo es malo para el planeta, sino que puede hacerte daño a ti. Las empresas embotelladoras están utilizando un tipo de plástico libre de BPA, que es menos tóxico que otros plásticos. Sin embargo, esto no las libra de tener otros compuestos químicos que pueden llegar a filtrarse en caso de que las botellas se expongan al calor durante mucho tiempo. Algunos de estos productos químicos son posibles disruptores endocrinos, aunque no está científicamente comprobado.

El agua local es el complemento de la comida orgánica
Los alimentos orgánicos se han vuelto muy populares en estos días, después de determinarse que son mucho más saludables que aquellos que son sometidos a pesticidas y otros químicos. Cocinar estos alimentos con agua del grifo también es una forma de apoyar la comida sostenible y saludable.


Existen varias alternativas saludables al agua embotellada
Para ahorrar dinero, tener una opción más saludable y ser amigables con el medio ambiente, una buena opción es conseguir una botella reutilizable en cualquier tamaño o forma que te guste. En el mercado hay muchas botellas ideales para cargar agua desde casa y tener siempre a mano este líquido tan necesario para nuestra vida.

En el caso del hogar, también hay productos muy  novedosos que pueden aumentar la confianza a la hora de beber agua del grifo. Una buena opción es una jarra de vidrio muy elegante que viene con un filtro biodegradable el cual garantiza un agua más segura. Otra opción es conseguir filtros para el fregadero, los cuales se instalan fácilmente y mejoran la calidad del agua.