domingo, 19 de julio de 2015

Limonada ligera de pepino, jengibre y menta para adelgazar y ayudar tu salud.

Si nos ponemos a pensar en las propiedades que tienen cada uno de estos ingredientes por separados, el resultado de esta receta no puede ser nunca negativo para nuestro organismo. Con esta limonada ligera de pepino, jengibre y menta no sólo podrás adelgazar el vientre sino también hidratarte y refrescarte. Pero atención, que esas no son las únicas virtudes de esta bebida. Entérate las demás en el siguiente artículo.

¿Cómo preparar la limonada de jengibre, menta y pepino?

Los ingredientes para esta deliciosa limonada, ideal para el verano, son:
  • Dos litros de agua.
  • Un pepino mediano.
  • Un limón.
  • Una cucharadita de jengibre fresco rallado.
  • Diez hojas de menta fresca o hierbabuena.
Añade a los dos litros de agua el pepino pelado y cortado en rebanadas finas. Luego el limón cortado en rodajas finas, el jengibre rallado y las hojas de menta o hierbabuena. Deja en la nevera toda la noche o al menos 6 horas. Cuando lo vayas a consumir puedes colocar algunos cubitos de hielo si hace mucho calor. Bebe a lo largo del día. ¡Cumplirás así con la dosis diaria de agua recomendada! Si no eres de consumir mucho líquido, esta receta es magnífica. Llévala a todos lados en una botella de plástico.

Propiedades del pepino
Debido a su gran cantidad de agua (96%), el pepino es muy bueno para adelgazar. Por cada 100 gramos sólo estará aportando 20 calorías. Es un alimento perfecto para combatir la obesidad, y también sirve para desintoxicar el organismo y eliminar los edemas.

El pepino se usa en dietas depurativas, para evitar la retención de líquidos y el exceso de ácido úrico. Al tener propiedades laxantes, limpia el intestino. A su vez, tiene la capacidad para reconstituir la mucosa intestinal. No es aconsejable en aquellas personas que suelen sufrir diarreas o que tienen el estómago delicado, así como tampoco para los que tienen muchos gases.Este alimento es muy adecuado para proteger las paredes del estómago y regular la flora intestinal.

Propiedades del jengibre
Se trata de una de las plantas con mayores poderes antiinflamatorios que existen, muy usada en la medicina tradicional china. Combate diferentes enfermedades como por ejemplo la artrosis, los problemas digestivos y respiratorios. Debido a su sabor picante, es aconsejable consumirlo con moderación y siempre acompañado con otros alimentos o ingredientes.

El jengibre es muy rico en vitaminas, minerales, aceites esenciales, aminoácidos y antioxidantes. Por esta razón aporta una buena cantidad de beneficios a nuestro cuerpo. Por ejemplo, sirve para disminuir los dolores menstruales o reumáticos, eliminar la gripe y los resfriados, favorecer la expectación de flema, mejorar el flujo sanguíneo y prevenir enfermedades cardíacas.

El jengibre también es bueno para disminuir los mareos y el vértigo, estimula la libido y es un afrodisíaco natural, así como un antidepresivo muy eficaz. Permite combatir el envejecimiento prematuro, reducir los niveles de estrés, disminuir las migrañas (ya que bloquea los efectos de la prostagladina), prevenir ciertos tipos de cánceres (ovario y colon, principalmente) y facilitar la digestión.

Propiedades de la menta
Muchas son las bondades medicinales del uso de esta maravillosa planta aromática. La menta actúa en el aparato digestivo como antiespasmódica, analgésica y carminativa, en el aparato respiratorio como antiséptica y antiinflamatoria y en la piel y las mucosas como antiséptica.


Tiene efectos relajantes cuando se consume en té, infusiones o licuados. Mejora la calidad del sueño y la tranquilidad. Evita el estrés, previene o mejora la flatulencia, es relajante muscular y protector del estómago. La menta es muy buena para aquellos que tienen problemas al hacer la digestión, por ejemplo.

El ácido ascórbico que contiene esta aromática facilita la expulsión de la mucosidad y el mentol es un potente descongestionante de las vías respiratorias. Si la persona tiene fiebre, incrementa la sudoración para bajarla. Se usa también para pacientes con asma y catarros, diarrea, gases y enfermedad de Crohn porque reduce la irritación intestinal. A su vez, la menta reduce los vómitos y los cólicos abdominales, mejora la circulación sanguínea y previene la halitosis o mal aliento.

Propiedades del limón
Se trata de una de las frutas cítricas con más cantidad de vitamina C, lo que lo convierte en un ingrediente fundamental para pacientes con resfríos o catarros, o para evitar enfermarse, ya que refuerza el sistema inmune. Aporta a su vez una buena cantidad de vitaminas, elimina las toxinas del cuerpo y es un potente bactericida.

Se recomienda consumir limón cuando hay ronquera, pulmonía, bronquitis, gripe, asma, pleurasia o amgidalitis. Tonifica los capilares y vasos sanguíneos, ayuda a cicatrizar heridas desde el interior del organismo y trata la hipertensión arterial.


Este fruto es rico en minerales como el potasio, el magnesio, el calcio, el fósforo, así como también aporta flúor, hierro y sodio. Cuenta con vitaminas del grupo B, sobre todo la B1 que previene edemas, insuficiencias cardíacas y parálisis cerebrales.

El limón además elimina la fiebre, mejora la diabetes y normaliza las funciones del hígado, el estómago y la vesícula. Previene la formación de cálculos renales y ayuda a disolver los que ya se encuentren en los riñones o vesícula.

Está contraindicado en personas con anemia, raquitismo, inflamación de las encías, dientes con muchas caries, llagas en la boca o la garganta, heridas en la piel, insomnio, acidosis, estreñimiento crónico, durante el período menstrual o brotes nerviosos.

Como puedes darte cuenta, esta limonada hecha con jengibre, pepino y menta es muy beneficiosa para la salud, además de ser deliciosa, hidratante y una alternativa para los que no son muy amantes de beber agua “sola” durante el día.