domingo, 5 de julio de 2015

Plan verde para adelgazar saludablemente en 15 días los kilos que desee.

¿Quieres perder peso de manera saludable, sin grandes sacrificios y sin pasar hambre, a la vez que nutres tu organismo? Si eliges los alimentos que más te convienen conseguirás adelgazar en quince días, reduciendo la grasa acumulada, la cintura, y sintiéndote ligera y llena de vitalidad.

Además, adelgazar de manera saludable te ayudará a cambiar algunos hábitos, descubrir nuevos alimentos y combinaciones y, a la vez, evitar el temido efecto rebote. Descúbrelo con este plan para perder peso en quince días, disfrutando de todos los beneficios de alimentos verdes.

¿Por qué un Plan verde?

El verde, vegetal por excelencia, es el color del hígado, un órgano imprescindible para nuestra salud, para depurar toxinas y para asimilar correctamente las grasas. Los vegetales de este color, además, nos aportan buenas cantidades de ácido fólico, magnesio y clorofila que contribuirán en nuestra dieta y nuestra salud gracias a las siguientes propiedades:

  • Mejoran el funcionamiento del hígado y la digestión en general.
  • Previenen el estreñimiento.
  • Previenen las enfermedades cardiovasculares.
  • Limpian nuestro organismo de toxinas.
  • Mejoran la visión.
  • Garantizan la buena salud del feto en el embarazo.
  • Mantienen blancos nuestros huesos, músculos y dientes.

Además, si los consumimos habitualmente, estos alimentos tienen la propiedad de quemar más calorías de las que contienen, por lo cual los incluiremos en todas nuestras comidas.

¿Por qué 15 días?
Los 15 días es el tiempo que necesitará nuestro organismo para empezar a notar cambios. Los primeros días podemos tener algunos efectos adversos como dolores de cabeza, estreñimiento o malestar, debido a la necesidad de nuestro cuerpo de depurar. Pero al cabo de una semana ya empezaremos a notar beneficios y nos sentiremos ligeros y con mucha energía.

De todos modos en 15 días no vamos a perder mucho peso, ya que lo vamos a hacer de manera saludable, pero lo que perdamos ya no vamos a recuperarlo si después de estas dos semanas seguimos manteniendo una parte del Plan verde, la que más nos haya gustado. De esta manera iremos cambiando hábitos y nuestro cuerpo se irá acostumbrando de manera gradual y positiva.

Desayuno verde
La primera comida del día es fundamental. De hecho, no deberíamos saltarnos ninguna de ellas.

Cada mañana nos prepararemos un delicioso y sorprendente batido verde. A pesar de su color no debemos asustarnos, ya que el sabor será parecido al de cualquier otro batido de frutas pero con muchos más nutrientes.

Es importante también que no pasemos hambre, por lo que podemos aumentar la cantidad de batido si sentimos la necesidad.

Ingredientes del batido:
  • 1/2 aguacate maduro
  • 1/2 kiwi
  • Un puñado de hojas tiernas de espinaca
  • Unas hojas frescas de apio
  • 1/2 cucharadita de espirulina en polvo (2,5 g)
  • 1/2 plátano maduro
  • Una cucharada sopera de aceite de coco (15 g)
  • Un poco de agua, bebida de avena o jugo natural sin azúcar
  • Batiremos bien los alimentos y tomaremos lentamente, saboreando bien el batido.
A media mañana también podemos tomar una infusión de té verde o té rojo, una pieza de fruta o un puñado de frutos secos.

Comida verde
La parte verde de la comida se basa en hacer de primer plato siempre una ensalada con los siguientes ingredientes:

Varios tipos de hoja verde: lechuga, endivia, escarola, rúcula, berros, canónigos, etc.
  • Zanahoria.
  • Tomate.
  • Pepino.
  • Pimiento.
  • Semillas de girasol o calabaza.
  • Germinados de alfalfa.
De segundo elegiremos entre una de estas opciones:
  • Carne magra de ave.
  • Pescado.
  • Huevo.
  • Legumbres.
  • Arroz integral, quinoa o mijo.
Intentaremos evitar el postre aunque, si necesitamos algo dulce, comeremos manzana o pera, o bien compota casera hecha de alguna de estas dos frutas.

Cena verde
Para la cena prepararemos siempre de primer plato una crema verde, a la cual le daremos el color con alguno de estos vegetales:
  • Espinaca.
  • Acelga.
  • Calabacín.
  • Pimiento verde.
  • Puerro.
  • Perejil.
  • Apio.
  • Alcachofa.
  • Guisantes.
Además de estos vegetales podemos añadir otros de otros colores, así como un puñado de copos de avena que aportarán cremosidad y consistencia a la crema.

De segundo elegiremos algo de proteína ligera, preferiblemente huevo o pescado.


Consejos finales

No nos olvidemos de las pautas generales de cualquier dieta:
  • Beber 2 litros de agua fuera de las comidas.
  • Masticar bien los alimentos.
  • No cenar demasiado tarde o demasiada cantidad.
  • Hacer ejercicio al menos tres veces por semana.