jueves, 13 de agosto de 2015

5 remedios con moringa para el asma, anemia, osteoporosis, verrugas y más.

La moringa es un árbol, perteneciente a la familia de las Moringáceas, originario de la India, de crecimiento rápido y resistente a las sequías que alcanza alrededor de los diez metros de altura. Tiene ramas colgantes y ramilletes de fragantes flores blancas o crema.

El fruto es una vaina péndula marrón que contiene alrededor de veinte semillas angulosas incrustadas en la cáscara.

En la actualidad, se está aumentando el interés por el uso de la moringa para ayudar a acabar con el hambre y favorecer la salud y la curaciónen los países en desarrollo.

Prácticamente todas sus partes pueden emplearse como alimento o poseen alguna otra propiedad beneficiosa. Por ejemplo, las hojas alimentan a las personas y a los animales; las semillas contienen sustancias que depuran el agua turbia y hacen que el cieno y la tierra se vayan al fondo, por lo que podrían utilizarse para que el agua fuera más segura.

Las largas vainas, cuando aún no han madurado, reciben el nombre de «baquetas» y tienen el aspecto de judías verdes gigantes y el gusto de los espárragos; las semillas pueden comerse como si fuesen guisantes otostarse como los frutos secos.

Las flores de moranga son comestibles si se cocinan, y se añaden a los curris. Las raíces se cortan en tiras y se emplea como remedio para dolencias como pie de atleta, verrugas, etc.

Las masas de hojitas tiernas de moranga se hierven y se toman como si fuesen espinacas. Secan rápidamente al sol y pueden almacenarse para cuando hay escasez de vitaminas y minerales en la dieta.

Propiedades curativas

La moringa aporta más de noventa nutrientes naturales. Las nutritivas hojas son una fuente importante de betacaroteno y vitaminas C, B2, B3, B6, B7, D, E y K. Es también rica en minerales y constituye una buena fuente de hierro, potasio y calcio, además de cobre, magnesio, manganeso y zinc. Contiene diecisiete veces más calcio que la leche, veinticinco veces más hierro que las espinacas y quince veces más potasio que los plátanos.

Es una de las mayores fuentes de antioxidantes naturales. Parte de su armamento lo constituyen los fitonutrientes, que ayudan a la planta a rejuvenecer el cuerpo al nivel de las células, una cualidad muy Interesante para los enfermos de sida. La corteza, la savia, las raíces, las hojas, las semillas, el aceite y las flores se emplean en la medicina tradicional de varios países.

Según un informe realizado en Botswana en 2006, la planta puede tratar enfermedades como la tuberculosis, y los problemas cardíacos; disminuye el nivel de azúcar en la la sangre (diabetes) y combate las infecciones de ojos y oídos.

Los extractos de moringa parecen estimular la recuperación del hígado tras el tratamiento con fármacos antituberculosos y han revelado unas posibles propiedades quimio-preventlvas contra el cáncer inducidoquímicamente (en animales).

En Tailandia se utiliza tradlcionalmente comotónico cardíaco, e investigaciones realizadas en 2008 confirmaron su potencial para la prevención terapéutica de enfermedades cardiovasculares.


Remedios populares

Remedio con moringa para la eyaculación precoz: Agregar a un vaso de leche que esté caliente 1 cucharada de flores de moringa, previamente lavadas y picadas. Tapar y dejar refrescar. Adicionar, si se desea, 1 cucharadita de miel. Tomar 1 vaso a diario por 15 días.

Remedio con moringa para la psoriasis: Aplicar, aceite de moringa, mediante compresas sobre la zona afectada.

Remedio con moringa para eiminar las verrugas Hervir, por 5 minutos, 1/2 taza de agua que contenga 2 cucharadas de raíz de moringa. Pasado ese tiempo, tapar y dejar refrescar. Aplicar, mediante una bolita de algodón, varias veces al día sobre la zona afectada

Remedio con moringa para la anemia: Lavar un puñado de hojas frescas de moringa y consumir, a diario, en ensaladas.

Remedio con moringa para la osteoporosis: Lavar un puñado de hojas de moringa y picar 1 calabacita italiana. Colocar ambos ingredientes en la licuadora junto con un poco de agua y licuar por unos instantes. Tomar este jugo a dario con el fin de fortalecer los huesos.

Remedio con moringa para el asma: Hervir en 3/4 taza de agua un puñado de hojas de moringa por 5 minutos. Dejar enfriar y luego añadir, si se desea, una pizca de sal, otra de pimienta y 1/2 cucharadita de jugo de limón. Consumir esta sopa 3 veces por semana.

Precauciones
No se recomienda su consumo en embarazadas ni en mujeres que estén lactando.