lunes, 31 de agosto de 2015

Aprende a reconocer los 10 principales indicios de la enfermedad de Alzheimer.

El alzhéimer es una enfermedad cerebral progresiva que afecta de forma directa la memoria, pero también la forma de pensar y la manera de comportarse.

Se trata de la forma más común de demencia, que es la enfermedad que describe la pérdida de la memoria y de otras habilidades intelectuales que, por consecuencia, afectan la calidad de vida de quien la padece.

Esta enfermedad, que representa del 60 al 80% de los casos de demencia en el mundo, afecta a más de 5,4 millones de personas en los Estados Unidos y se estima que para el año 2030 esa cifra ascenderá a los 16 millones.

Aunque afecta más común a los adultos mayores, la enfermedad también se ha dado en casos de personas más jóvenes, empezando sus síntomas a partir de los 30 años de edad.

Detectar a tiempo los indicios del alzhéimer es fundamental para dar un diagnóstico y tratamiento oportuno. Por esta razón, es muy importante informarse sobre los posibles síntomas primarios y aprender a diferenciarlos de otros problemas mentales.



Cambios repentinos en la memoria

Uno de los indicios de la enfermedad de Alzheimer, en especial en su etapa primaria, es olvidar información recién aprendida, así como fechas o eventos importantes.

Por lo general, ante este síntoma la persona se ve en la obligación de utilizar notas o dispositivos electrónicos para poder recordar lo que antes podía hacer por sí solo.

Dificultad para planificar o resolver problemas

Algunas personas pierden sus habilidades para desarrollar o seguir un plan que implique el manejo de números. También pueden tener dificultades para seguir cosas tan simples como una receta conocida o manejar las cuentas mensuales.

Problemas al desempeñar tareas habituales

A menudo, las personas que sufren de alzhéimer tienen dificultades para terminar las tareas cotidianas tanto en el hogar como en el trabajo.

En ocasiones tienen problemas para llegar a un lugar conocido, manejar un presupuesto o recordar las reglas de un juego conocido.

Desorientación de tiempo y luga

Cuando la enfermedad ha avanzado, las personas empiezan a olvidar las fecha, las estaciones y el paso del tiempo.

Este síntoma requiere de mucha atención ya que la persona puede olvidar dónde está y cómo llegó hasta allí.

Pérdida del interés y motivación por las actividades que antes disfrutaba

Los cambios emocionales que provoca la enfermedad de Alzheimer pueden hacer que la persona pierda el gusto por todas esas cosas que antes disfrutaba hacer.

El aislamiento social y la falta de interés repentino por todo es un indicio de que algo está pasando.
Problemas de lenguaje

El alzhéimer puede hacer que la persona tenga serias dificultades para seguir o participar en una conversación. Esto es una consecuencia de olvidar palabras, perder la capacidad para comprender el habla y escribir.

Es común que empezar a tener dificultades para encontrar las palabras correctas y el vocabulario adecuado como, por ejemplo, llamar a un “lápiz” un “palito para escribir”.
Cambiar de lugar las cosas

Olvidar cuál es el lugar adecuado de cada cosa también es un síntomatemprano de la enfermedad de Alzheimer.

Puede ocurrir, por ejemplo, que la persona coloque la plancha en la nevera u olvide dónde dejó algo que antes siempre solía dejar en determinado lugar.


Pérdida de la capacidad para tomar decisiones

Esta enfermedad puede hacer que la persona disminuya o pierda su capacidad para tomar decisiones importantes tanto en lo personal como en lo financiero.

No saben manejar cantidades de dinero, se dejan convencer fácil y, por ejemplo, pueden acabar regalando grandes sumas de dinero a vendedores o servicios por teléfono.

Pérdida de iniciativa

La falta de interés por actividades habituales puede ser un indicio de que algo más está pasando. El alzhéimer hace que la persona pierda iniciativa para ejercer pasatiempos, actividades sociales, proyectos en el trabajo o deportes.

Además, los cambios experimentados hacen que pierdan el interés de participar en todo tipo de actividades que implique el reunirse con otras personas.

Cambios en el humor o en la personalidad

El humor y la personalidad de las personas con alzhéimer son de los cambios más notables, tanto en las primeras etapas como en un momento más avanzado de la enfermedad.

A menudo, suelen estar confundidas, sospechosas, deprimidas, temerosas o ansiosas. Además, puede volverse irritables, con sentimientos de furia con todo lo que los rodea.