jueves, 1 de junio de 2017

¡Atención! estos son los primeros síntomas de la apendicitis

La apendicitis es una enfermedad extremadamente común, que acomete cerca del 7% de la población, lo que la hace una de las principales emergencias médicas en todo el mundo.

La apendicitis generalmente surge entre los 10 y 30 años, pero puede ocurrir en cualquier edad, a pesar de ser rara en niños con menos de 2 años. El dolor abdominal del apéndice suele tener un diagnóstico diferencial con varias otros problemas del abdomen o de la pelvis, incluyendo diverticulitis, torsión del ovario, embarazo ectópico e inclusive cálculo renal.


Para que detectes a tiempo esta enfermedad, te daremos a conocer cuales son los primeros síntomas de la apendicitis, para que en caso de tenerlos acudas inmediatamente a tu médico.

Los 10 signos y síntomas de apendicitis más comunes son los siguientes:

Dolor abdominal.
Rigidez de la pared del abdomen.
Mareos.
Vómitos.
Pérdida del apetito.
Fiebre.
Diarrea
Estreñimiento.
Distensión abdominal.
Leucocitosis (aumento del número de leucocitos en el hemograma).
Ni todos los signos y síntomas mencionados están necesariamente presentes en pacientes con apendicitis aguda. De hecho, algunos de ellos, tales como diarrea, estreñimiento o distensión abdominal, se presentan en menos de la mitad de los casos.

A continuación vamos a hablar más detalladamente sobre cada uno de estos 10 síntomas, demostrando su importancia para el diagnóstico de apendicitis. Primeramente vamos a describir el cuadro clínico de apendicitis en adultos y después en bebés, niños y adolescentes.

El síntoma más típico y presente en prácticamente el 100% de los casos de apendicitis es el dolor abdominal. Como el dolor abdominal puede ser causado por docenas de diferentes problemas, conocer las características típicas del dolor de la apendicitis es importante para el diagnóstico.


Cómo alimentarnos si tenemos apendicitis

Con la aparición de los primeros síntomas hay que hacer un ayuno, en el que está absolutamente prohibida la ingesta de cualquier alimento. Solo se permite una pequeña cantidad de líquido, agua fresca e infusión de manzanilla dulce o amarga. Una vez desaparecidos los síntomas más agudos e inquietantes se puede pasar a una dieta líquida de zumos, de zanahoria, remolacha, arándano o uva.

Tanto para prevenir una apendicitis como para recuperarse después de una apendicectomía, es necesario tomar habitualmente frutas, verduras y cereales integrales, alimentos ricos en fibra que facilitan la digestión. Se pueden incluir en la dieta germinados, leches vegetales, semillas, y fruta seca, así como zumos de frambuesa, ruibarbo, col fermentada, sauco y ciruela que estimulan la digestión.

Evitar embutidos, grasas animales, lácteos y azucares refinados pues son la causa principal de posibles problemas intestinales.

ESTE VIDEO TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR.